• Español

Osteopatía Estructural

¿Qué es la osteopatía estructural?

La Osteopatía Estructural es la rama de la osteopatía más antigua y más conocida.

Desarrollada por el Dr. Andrew Taylor Still, esta especialidad trata de restablecer el equilibrio corporal aplicando cambios en el sistema estructural, biomecánico y funcional del cuerpo.

Por lo tanto, mediante manipulaciones en el sistema músculo-esquelético, se consigue restablecer el correcto funcionamiento de todo el sistema.

 

¿Qué beneficios se obtienen después de una sesión de Osteopatía Estructural?

El primer y más evidente beneficio que se obtiene con la Osteopatía es una mejora en la movilidad del sistema locomotor. Disminución o eliminación del dolor articular, ya sea de columna o de las extremidades, y mejora en la postura corporal

Otros beneficios asociados al desbloqueo de la parte estructural del cuerpo suceden en el sistema circulatorio y nervioso del cuerpo. Al desbloquear las articulaciones intervertebrales trabajamos indirectamente en los nervios que salen de los espacios entre vértebras. Al generar amplitud en esos espacios se permite la correcta transmisión de señales nerviosas y por lo tanto, un desbloqueo y relajación de la musculatura y los órganos a los cuales inervan esos nervios.

 

Osteopatía Estructural Barcelona

¿Qué tipo de manipulaciones utiliza la osteopatía estructural?

Es importante recalcar que durante una sesión de osteopatía no se trata únicamente a través de la osteopatía estructural, o de otra rama de la osteopatía.

Los tratamientos son globales y holísticos y se utilizan las distintas técnicas osteopáticas según sea necesario.

 

Una vez aclarado esto, vamos a enumerar y describir algunas de las técnicas manipulativas utilizadas en la osteopatía estructural.

 

  1. Estiramientos: Los estiramientos musculares consisten en alejar las dos inserciones de un músculo para elongar y relajar sus fibras. Esto permite facilitar la aplicación de otras técnicas y es un tratamiento en sí gracias a los beneficios que tiene tanto para el músculo tratado como para toda la cadena muscular y por lo tanto, para la reestructuración y equilibrio de todo el sistema músculo-esquelético.
  2. Inhibiciones: Las inhibiciones consisten en aplicar presión en puntos específicos, tanto musculares como tendinosos, produciendo un reflejo neuro-motor que relaja las fibras del músculo o tendón donde se aplica. Esta técnica es muy útil tanto como tratamiento específico de una lesión, como para preparar ciertas estructuras para las posteriores manipulaciones articulares.
  3. Movilizaciones: las movilizaciones articulares pasivas sirven para recuperar amplitud en la movilidad articular y son especialmente útiles en la recuperación de lesiones donde ha habido una inmovilización articular. Como en fracturas, esguinces o ciertas cirugías.
  4. Manipulaciones tipo Thrust: Las manipulaciones tipo Thrust son manipulaciones de alta velocidad y precisión que se aplican en las articulaciones para desbloquearlas y por lo tanto, recuperar su correcta movilidad. Son especialmente usadas en la columna vertebral.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Para saber cómo se diagnostica en una sesión de osteopatía, primero es necesario definir lo que es una lesión osteopática. La lesión osteopática se define por la falta o alteración del movimiento de una articulación o estructura corporal.

El movimiento es fundamental en osteopatía, porque si hubiera que reducir la osteopatía a su esencia, nos tendríamos que remitir al movimiento. Cuando se pierde la normalidad de estos movimientos aparece la lesión osteopática y podemos decir que es susceptible de aparecer la enfermedad.

Por tanto, podemos definir la lesión osteopática como la restricción de movimiento, que eventualmente, altera el abastecimiento sanguíneo y neurológico, presentando trastornos locales y/o a distancia.

Para poder diagnosticar las lesiones osteopáticas los osteópatas realizamos distintos tests de movimiento para determinar si una articulación o estructura se mueve de forma correcta y equilibrada o no.

 

 

¿Qué se puede tratar con osteopatía estructural?

A través de esta técnica se pueden tratar tanto articulaciones y tejido blando como tendones y ligamentos, como también vísceras y órganos debido a la relación que existe entre ellos.

Algunos ejemplos de los casos más comunes que tratamos mediante osteopatía estructural serían:

  • Lumbalgias
  • Cervicalgias
  • Dorsalgias
  • Ciatalgias
  • Contracturas musculares
  • Lesiones deportivas
  • Esguinces de tobillo
  • Subluxaciones

 

 

 

¿Para quién está recomendada la Osteopatía Estructural?

Cualquiera puede recibir una sesión de osteopatía estructural, eso sí, existen cierto tipo de manipulaciones que no están recomendadas en ciertos casos. Por ejemplo, las manipulaciones tipo thrust ejercidas en la columna vertebral no están indicadas en caso de hernia discal o con la existencia de osteofitos.

Es por eso que el tratamiento integral con el resto de técnicas osteopáticas (visceral, craneal y biodinámica) que ofrecemos en el Osteopatía Barcelona – Balanced Living es indispensable para poder adaptarnos a las necesidades de cada paciente.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies