Categoría: Blog

29 abril, 2016
Comida Integral

Todos sabemos que deberíamos comer sano, pero ¿cuántos de nosotros realmente lo hacemos el día a día? La vida moderna muchas veces significa que estamos demasiado ocupados para preparar comidas desde cero, y por este motivo compramos comidas ya preparadas con muchos ingredientes, conservantes, colorantes, potenciadores de sabor, emulgentes, y un largo etc que no utilizaríamos si lo cocináramos en casa. Desde nuestro centro de acupuntura en Barcelona te damos las razones para comer comida integral:

Aquí damos las razones porqué comer comida integral nos ayudará a mantener un peso saludable:

  1. Comer integral aumenta la cantidad de fibra de tu dieta diaria; esto ayuda a sentirte lleno y satisfecho y,  por tanto, reduce las posibilidades que comas en exceso.
  2. Comer integral regula los movimientos intestinales, mantiene tu colon limpio y reduce el riesgo de enfermedades intestinales.
  3. Comer integral reduce la ingesta de azúcares y grasas perjudiciales para la salud. Los alimentos pre-cocinados en la mayoría de los casos están cocinados con azúcar blanco, harina refinada, sal, y otros, que consumidos a largo plazo pueden afectar tu salud. Son comidas de calidad baja nutricionalmente y baja en fibra, y por este motivo no sacian tu cuerpo, lo que provoca ganas de picar entre comidas.
  4. Comer integral ayuda a regular los niveles de azúcar en el cuerpo. Van aportando la energía lentamente pero por largo tiempo a tu cuerpo, de modo que mantienen unos niveles de azúcar equilibrados en la sangre, lo que te hace sentir con más energía y menos cansado, y te mantiene lejos de los “bajones” de azúcar que te hacen comer compulsivamente.
  5. Comer integral disminuye las ganas de comer alimentos poco sanos. Los alimentos integrales, al contrario de los refinados, conservan todas las vitaminas, minerales y nutrientes, contienen grasas y azúcares saludables, y por este motivo te hacen sentir más satisfecho y mejor, disminuyendo las ganas de comer alimentos que pueden perjudicar tu salud.

Arroz Integral

Cristina Mora
Acupuntura y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (Reino Unido)
Instructora en formación de MLC
Rambla Catalunya 50, 3º1º
08007 Barcelona:
Teléfono: 932 156 271
Posted in Blog
29 abril, 2016
Leche Materna

Hemos oído hablar mucho sobre las ventajas de la leche materna sobre la leche de fórmula, pero sabes realmente que…

 

La leche materna :

 

•    Contiene proteínas en proporción adecuada (60% son lacto albúminas y lacto globulinas y un 40% es caseína)
•    Contiene grasas triglicéridos y omega 3 y omega 6
•    Hidratos de carbono en forma de lactosa, y pequeñas cantidades de glucosa y lactosa
•    Todas las vitaminas en proporciones adecuadas
•    Calcio, fósforo, sodio, magnesio, potasio y hierro
•    Sustancias bacteriostáticas, factores bifidógenos, factores de crecimiento y enzimas digestivas:

 

  • El calostro y la leche materna también poseen cualidades anti infecciosas: anticuerpos y factores anti-infecciosos que no se encuentran en las leches maternizadas. Se trata de inmunoglobulinas A (IgA) secretoria que tiene una función de protección de las infecciones del intestino del bebé producidas tanto por bacterias y virus
  • Contiene enzimas bacteriolíticas, lisozimas que destruyen las membranas celulares de las bacterias y que a su vez estimula la proliferación de lactobacilos bífidos, el cual genera un medio gastrointestinal ácido que bloquea el crecimiento de micro-organismos patógenos.
  •  Además contiene lactoferrina (proteína responsable del transporte de hierro)  que evita el crecimiento de bacterias gracias a la acción fijadora que posee y que priva de hierro a las bacterias.

¿Porqué es la opción más saludable?

1.    Leches preparadas a partir de productos de soja: uno de los inconvenientes es que contienen gran proporción de isoflavonas. Se desconocen los efectos de las isoflavonas sobre el desarrollo del lactante a largo plazo, pero se ha comprobado que pueden tener acción estrogénica.
2.    Otro aspecto a tener en cuenta es que las leches preparadas no contiene ácido araquidónico y ácido docosahexaenoico DHA (ácidos grasos esenciales) que tiene efectos positivos en el desarrollo visual y cognitivo del bebé.
3.    Tampoco contiene inmunoglobulinas  que intervienen como anticuerpos contra bacterias y virus.
4.    El contenido proteico y caseico de la leche varia según la especie: proteína, porcentaje del total lácteo, humana 1,3-1,5, caprina 3,1-4,0, ovina 5,4-6,0, bovina 3,2-3,5. Vemos pues que la leche de vaca tiene hasta 3 veces más (casi un 300% más) de caseína comparado con la humana.  Aparte de utilizarse exclusivamente en la fabricación de productos alimenticios la proteina de caseina se emplea en la fabricación de productos no alimenticios como: pegamentos y pinturas, cubiertas protectoras, plásticos. Por este motivo el consumo de lácteos en estados catarrales es completamente desaconsejado, por la mucosidad interna que produce la caseína, obstruyendo las vías respiratorias entre otras.

 

Cristina Mora
Acupuntura y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (Reino Unido)
Instructora en formación de MLC
Rambla Catalunya 50, 3º1º
08007 Barcelona
Teléfono: 932 156 271
Posted in Blog
28 abril, 2016
PROBLEMAS DIGESTIVOS

Diversos factores como: estrés, la mala alimentación, antibióticos, estreñimiento, conservantes, aditivos, colorantes, etc., desencadenan un desequilibrio en la flora bacteriana del intestino, produciendo síntomas como: diarrea, estreñimiento, espasmos, flatulencias, putrefacciones, fermentaciones intestinales, pirosis, colitis, diverticulosis, enfermedad de Crohn e infecciones que intoxican la sangre, debilitan los órganos y bajan las defensas.

 

Por todo ello es muy importante cambiar el hábito de vida y regenerar la flora bacteriana intestinal, si queremos tener una buena salud.

¿Qué son probióticos?

Son los organismos que componen la microflora bacteriana que vive en simbiosis en el intestino, es decir, bacterias que viven en el interior del tracto intestinal humano. Hay dos tipos: lactobacilos y bifidobacterias, y también algún hongo.

 

Los lactobacilos son dominantes en el intestino delgado, que es donde tiene lugar la mayor parte de la digestión de los alimentos. En el intestino grueso domina las bífidobacterias, allí ayuda a que los alimentos sean procesados para su eliminación.

 

10 RAZONES PARA CONSUMIR PROBIÓTICOS

1.    Estimulan el funcionamiento de los intestinos y pueden regular en caso de estreñimiento
2.    Mejoran la digestión y la absorción de la comida
3.    Ayudan al intestino en su función de desintoxicación del cuerpo
4.    Equilibran el pH del traco intestinal
5.    Aumentan el sistema inmune. Los probióticos tienen propiedades naturales antibióticas, de modo que previenen la colonización de los intestinos por bacterias no beneficiosas, parásitos u hongos. También ayudan a combatir las intoxicaciones alimentarias.
6.    Ayudan a repoblar los intestinos con las bacterias beneficiosas que han sido arrasadas después de la toma de antibióticos o después de una hidroterapia de colon que limpia de las malas bacterias pero de las buenas también.
7.    Puede reducir los síntomas del colon irritable, la gastroenteritis, diarrea, gases y distensión abdominal molesta.
8.    Elimina el mal aliento ocasionado por la putrefacción intestinal, resistente a los enjuagues bucales.
9.    Equilibran la flora vaginal de modo que reducen la infección por hongo (como en caso de cándida)
10.    Puede ayudar a combatir los efectos de erupciones de piel (como eccema)  debido a  intolerancias alimentarias.

¿Dónde encontrar probióticos de manera natural?

La bacteria sana se puede encontrar en cantidades en comida fermentada, como el yogur, el kéfir, kimchi, productos de soja fermentada como el tempeh y el miso
Comer productos probióticos en variedad puede ayudarte a tener digestiones sanas y aumentar fortalecer así tu sistema inmune. También puedes encontrar próbióticos en forma de suplementos alimenticios: en cápsulas o en polvo.

Los probióticos se pueden tomar durant meses y siempre son beneficiosos para tu salud. Si después de tomarlos tus síntomas de hinchazón no mejoran, sería conveniente ver el origen de tu hinchazón según la medicina tradicional china y hacerte un tratamiento con Acupuntura y Fitoterapia específica para tu caso.

Cristina Mora
Acupuntura Barcelona y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (Reino Unido)
Instructora en formación de MLC
Rambla Catalunya 50, 3º1º
08007 Barcelona
Teléfono: 932 156 271
Posted in Blog
28 abril, 2016
dormir bebe

 

  • Enséñale que su cama es un lugar confortable y seguro. Pasa algunos ratitos durante el día con tu bebé en el mismo lugar donde dormirá durante la noche, jugando, cantando o simplemente pasando un tiempo agradable con él. A medida que está cómodo, intenta que se distraiga sólo con algún juguete y tu te retiras un poco y observas. NOTA: es una buena idea que lo hagas si antes has probado el método de dejarlo llorar en su cuna. Así podemos borrar esa memoria negativa sobre su cuna.
  • Tu bebé debe entender que puede quedarse dormido de diferentes maneras, así que utiliza diferentes métodos y sitios para que haga sus siestas. Un día puede dormirse en el coche, otro en la hamaquita, otro en los brazos, y así. Después de una semana probando esto, cuando veas señales de sueño ponlo en la cuna para la siesta y puedes acariciarlo. Si ves que no funciona, utiliza el método que funciona y ya volverás a probar para la próxima siesta. Cuando ya funcione, ya no es necesario que lo pongas a dormir en variedad de sitios.
  • Algunos bebés necesitan su muñequito o trocito de tela para quedarse dormidos. Es un objeto transicional que acompaña a tu bebé y le hace sentir seguro cuando tu no estás. Ve con cuidado que cumpla con todas las normas de seguridad.
  • Diferencia el sueño de noche con las siestas de día. Cuando se despierte por la noche, mantén la habitación oscura, no hables. Puedes decir “shhhh” o “buenas noches”. No le cambies el pañal a no ser que sea realmente necesario.
  • Utiliza palabras que el niño asocia con ir a dormir, que tu previamente habrás elegido. Algunos ejemplos: “shhhh, es hora de dormir”, “buenas noches”, “no-non”, o entonar alguna melodía. No utilices tus palabras clave cuando el bebé está llorando, porque es con eso con lo que los relacionará. Utilízalos cuando se esté quedando dormido.
  • Utiliza música relajante para que se duerma. Tiene que ser música simple y repetitiva como las canciones de cuna, y lo pones noche tras noche. Los sonidos de naturaleza también son útiles (gotas de agua, o ríos de agua, son sonidos que se cree que oía en el útero cuando los fluidos entraban y salían de la placenta).
  • Cambia las asociaciones que el bebé ha hecho para dormir: “succionar” con dormir. Muchas familias utilizan el chupete para ayudar a dormir a su bebé. Esto es positivo hasta máximo la edad de 2 años, que puede retrasar el habla e incluso provocar problemas dentales. Lo primero es que aprenda a dormirse sin succionar, así que sácale el pezón / chupete antes que caiga dormido. Si llora, devuélveselo y repite tantas veces como sea necesario. Puedes poner su mano encima de tu pecho, para que sienta que todavía está sabiendo que la leche está cerca si lo necesita. A la larga, si le das el pecho antes de ir a dormir, ponlo en la cuna sin que esté dormido y ayúdale a dormirse utilizando tus palabras clave, entonando una canción o masajeándole la espalda o la barriguita.
  • No le des el pecho si está dormido. Cuando oigas por la noche a tu bebé, asegúrate que realmente se está despertando. Los bebés hacen sonidos mientras duermen, así que no te precipites y le des el pecho si realmente está dormido.
  • Si duerme en la cama contigo, asegúrate que después de darle el pecho dejas un espacio para que por la noche no provoque que se despierte más. Puedes poner un muñequito para que sienta el contacto.
  • Déjate ayudar por un “asistente”: puede ser tu madre, tu pareja o una amiga. Durante una semana cuando tu bebé se despierte por la noche, deja que sean tu asistente que atienda al bebé y le ayude a dormirse (mejor no utilizar biberón). Si el bebé se resiste, puedes permitir que te lo traigan y volvéis a probar la próxima vez que se despierte.
  • Si tu bebé es mayor de 18 meses, puedes confeccionar un libro de su rutina para irse a dormir, y como duerme toda la noche. Hazlo recortando imágenes y escribiendo letra en un formato grande. Se lo lees cada noche antes de ir a dormir.

 

¿Qué hacer para alargar las siestas de mi bebé?

 

Si tu bebé es de los que hace siestas de 20 minutos y se despierta inmediatamente aquí está un truco para alargar su siesta: La clave está en ayudar a tu bebé a quedarse dormido otra vez inmediatamente cuando se despierta. Pon a tu bebé a hacer una siesta y calcula a que hora normalmente se va a despertar. Cinco minutos antes de esta hora, quédate cerca de él, e inmediatamente en cuanto haga algún ruido conforme se está despertando, ayúdalo a dormirse con tus métodos habituales (chupete, darle el pecho, etc). En una semana sus siestas van a ser más largas sin necesidad de ayuda!

 

Cristina Mora
Acupuntura en Barcelona y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (Reino Unido)
Instructora en formación de MLC
Rambla Catalunya 50, 3º1º
08007 Barcelona
Teléfono: 932 156 271
Posted in Blog
28 abril, 2016
Dormir bebé

PARA LAS MAMÁS DESESPERADAS POR DORMIR …

 

Dormir, mejor NO dormir, es uno de los retos más difíciles para papás durante los 2 primeros años de vida de su bebé. El no dormir puede transformar esta maravillosa experiencia en un tormento, en el cual el cansancio, la falta de lucidez mental y los problemas de pareja van “in crescendo” cuando debería ser todo lo contrario.

Si te encuentras en esta situación, te comprendo completamente, porque yo he sido también una “víctima” de la falta de sueño. Sé lo duro que puede llegar a ser, y por este motivo escribo en este blog, porqué a través de varias lecturas he llegado a encontrar lo que se puede llamar una SOLUCIÓN!

Cómo bien sabéis, hay dos tendencias extremas yo diría sobre este tema:
a)    Dejar llorar al bebé (método principalmente marcado por el Dr. Estivill)
b)    Volverse  esclava del bebé a costa de tu salud (método principalmente marcado por el Dr. Carlos González)

He probado ambos métodos y la verdad, siempre me preguntaba:

¿No habrá algo intermedio?

No me gusta dejar llorar a mi bebé, y al cabo de más de 10 minutos cogerlo y ver que está temblando, que le cuesta respirar y está aterrorizado. Tampoco he llevado bien el estar siempre a disposición de mi bebé, ya que el cansancio extremo casi me lleva a una verdadera locura.

Si te identificas con mi situación, te va a interesar lo que viene a continuación.

Mi salvación llegó cuando una amiga mía americana me mandó un libro, que al principio creía “otro libro más”, titulado:

THE NO CRY SLEEP SOLUTION  de Elisabeth Panley

Este libro contempla todas las mamás y todos los bebés: los que maman, los de biberón, los que duermen en la cama con los papás, los que duermen en la cuna, los que necesitan el chupete, etc.

Voy a hacer aquí un resumen (muy resumido, pensando que el libro tiene 273 páginas) de lo que a mi me ha servido más de este libro (y os puedo asegurar que me ha servido!).

Lo primero y más importante es dejar claro:
¿Cómo duermen los bebés?
¿Sabías que los ciclos de sueño de los bebés no siguen los mismos ritmos circadianos de los adultos?
Los ciclos “dormir-despierto” de un bebé recién nacido se reparten durante el día y la noche, y gradualmente se van transformando en un patrón que define siestas y el sueño de la noche.  El reloj biológico del bebé empieza a madurar entre las 6 y 9 semanas de edad y no funciona suavemente hasta los 4 o 5 meses.
Los bebés tienen el mismo tipo de ciclos de sueño que los adultos, pero son mucho más cortos y tienen más ciclos en cantidad.

Hay 2 razones para esto:

  1. Su patrón de sueño facilita el crecimiento físico. Los bebés crecen muchísimo durante los 2 primeros años, y su patrón de sueño refleja  sus necesidades que varían de las de los adultos.
  2. Razón de supervivencia: pasan mucho rato en sueño superficial, de modo que pueden despertarse fácilmente en caso de que se de una situación “de amenaza” (hambre, humedad, incomodidad, dolor)

Los bebés recién nacidos no tienen ningún problema para dormir, pero SÍ los tienen los papás/mamás.

Con esto quiero decir, que para un bebé dormir 5 horas seguidas puede ya ser considerado que ha dormido bien, luego se despertará y volverá a dormirse otra vez. Hay bebés que duermen más horas seguidas, pero no quiere decir que tu bebé tenga problemas de sueño si no duerme más de 5 horas de un tirón.
Con los consejos que vienen a continuación no se puede asegurar más de estas 5 horas ( son las expectativas realísticas), aunque quizás tengas suerte!

1.    Buena alimentación = buena salud = buen sueño.
Alimenta a tu bebé tanto como puedas durante el día (dentro de lo que corresponde a su edad, por supuesto!), y que su pequeño estómago esté lleno antes de ir a dormir.
Que la cena sea fácil de digerir: carbohidratos y proteína. No le des azúcares que le darán un subidón de hiperactividad.

2.    Tener una rutina cada noche. Que sea siempre la misma y a la misma hora. La hora anterior a irse a dormir debería ser tranquila y relajante. En tu rutina puedes incluir:
Bañera calentita, masajearlo con cremitas, música de fondo relajante, leerle algún cuento, acunarlo, darle el pecho, o cantar alguna canción.

3.    Ponlo en la cama cuando esté cansado pero no exhausto. Es un error pensar que si el niño está muy cansado dormirá mejor y esta falta de sueño puede afectar su salud. Muchas veces oigo comentar que cuando oscurece su bebé está quejica, enfurruñado, nervioso, todos signos que ya es tarde para él y que necesita descansar. Sobre las 7h o las 8h es una buena hora para los bebés. Si duermen temprano se dormirán más fácilmente y más tranquilamente que si están agobiados de cansancio. Además no significa que se vayan a despertar más temprano.  Cuando veas síntomas de sueño, ponlo inmediatamente a dormir. Si esperas demasiado, estará demasiado nervioso y le será difícil dormirse.

4.    Ayuda a tu bebé a aprender a dormirse sin tu ayuda.  Cómo hemos comentado los bebé tienen ciclos de sueño con despertares nocturnos, y el problema es que no saben como volverse a dormir sin tu ayuda. Pon el bebé en la cuna para que entienda que no necesita el pecho/biberón  o tus brazos para quedarse dormido. Tiene que saber que él puede dormirse sólo. Si llora, vuélvelo a coger y vuélvelo a intentar tantas veces como sea necesario Es importante que pongas al bebé en la cuna cuando está medio dormido pero no dormido del todo. No le dejes llorar, pero inténtalo repetidamente. Puedes ponerlo en al cuna y mantener  tus brazos alrededor de él durante algunos minutos haciendo un ligero movimiento.

(ver siguiente post para “que hacer para ayudar a mi bebe a dormirse solo“)

La siguiente fase (fase 2) será poner el bebé en la cuna cuando está relajado pero no dormido todavía, y ayudarle a dormir con todas las técnicas aquí explicadas. A continuación, una vez superada esta segunda fase, lo siguiente (fase 3) es ayudar a dormir a tu bebé pero sin cogerlo en tus brazos. Pon la música, acarícialo, pon los brazos a su alrededor, etc.  La fase 4 consiste en intentar hacerlo dormir sin tocarlo, solamente verbalmente con tus palabras clave o con música. La  última fase (fase 5) consiste en hacerlo desde la puerta sin entrar en la habitación. La idea es ir tomando pequeños pasos hacia el objetivo. En cada una de las fases, si es necesario y el bebé llora, puedes volver a la fase anterior y probar la próxima vez.

5.    La cuna debe ser confortable: a los bebés menores de 4 meses les gusta estar un poco curvados y por ese motivo se duermen en la silla del coche o la hamaquita. Puedes dejarles dormir allí, pero poco a poco deben ir acostumbrándose a dormir planos. La cuna debe desprender un olor agradable, les tejidos deben ser suaves y no debe estar muy fría.

6.    Acepta que tienes que despertarte por la noche e intenta que sea lo más placentero posible: prepara una silla cómoda si tienes que darle el pecho, si le das biberón ten todo preparado para que sea lo más rápido posible, si duerme contigo en la cama asegúrate que hay espacio para que estéis cómodos, y ajusta tus horarios a los del bebé en la medida de los posible.

7.    Rutina de la noche y rutina del día. Si durante el día tu bebé sigue una misma rutina de comidas (si sólo toma el pecho va a ser difícil regular las comidas), siestas y actividades, le ayudará a regular su reloj interno que todavía está madurando. Esto quiere decir que tu bebé no sabe distinguir entre semana y fin de semana, y que para regular su reloj interno deberías tú también levantarte a la misma hora todos los días, dentro de lo posible. Ayudar a tu hijo a madurar su reloj biológico interno, le ayudará a dormir mejor también durante la noche.

8.    Las siestas durante el día no deberían ser más largas de 2-3 horas ni más cortas de 45 minutos. Hacer pequeñas siestas es necesario para tu bebé, pero si duerme 2 o 3 horas seguidas puede afectarle en el sueño nocturno. Por lo contrario las siestas de media hora no completan el ciclo de dormir, y pueden sacar a tu bebé momentáneamente del cansancio, pero a la larga se sentirá más nervioso. Una siesta de 45 minutos es ideal. Unas buenas siestas durante el día asegurarán un buen sueño por la noche. Al igual que por la noche, si tu bebé muestra signos de sueño, no esperes a ponerlo a dormir. Puedes crear una rutina para las siestas que sea diferente a la rutina de la noche, puede ser corta pero concreta.

9.    Hazte un plan personalizado para ti y tu bebé con los consejos anteriores que creas se adaptan a vosotros. Te aconsejo que te lo escribas y lo cuelgues en la nevera, por ejemplo.

Recuerda que estás haciendo un cambio y que  puede llevarte 10 a 15 días a notar diferencias, pero esto ya es menos que un año más sin dormir! Lo más importante es que tengas paciencia y seas persistente con tu plan estos 10 días, aunque estés cansada, piensa en los beneficios que te va a aportar. Haz un análisis al final para ver qué ha cambiado y si necesitas hacer un plan nuevo.

No esperes que tu bebé duerma bien si está enfermo, tiene hambre o tiene frío. Otros factores que pueden dificultar tu plan pueden ser las vacaciones, visitas, o que le salgan los dientes por ejemplo.

Cristina Mora
Acupuntura y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (Reino Unido)
Instructora en formación de MLC
Rambla Catalunya 50, 3º1º
08007 Barcelona
Teléfono: 932 156 271
Posted in Blog